NOBTS and Leavell College COVID-19 Information - Updated Statement Wednesday, April 8, 2020 11:00am

Dirigió un equipo de misión para Haití, atravesó el río Amazonas,  visitó pueblos aislados para el Evangelio y compartió a Cristo con los trabajadores de la construcción en Nicaragua. Y todo lo hizo desde una silla de ruedas.

TroQuell Jenkins, de 25 años, dice que conocer a Jesús es mejor que caminar sobre dos pies.

"Dios se ha glorificado  tanto a sí mismo en mi vida y en mi testimonio desde que me dispararon,  que  para mí, eso es más importante que caminar", dijo Jenkins. "Dios me dio una nueva vida".

Los disparos que terminaron con la capacidad de caminar de Jenkins a los 17 años, también terminaron con una vieja forma de vida que incluía problemas en la escuela, tiempo en una pandilla y, finalmente, rebelión contra Dios. Una amiga que fue un testimonio vivo del Evangelio para Jenkins, la llevó a ella a la fe en Cristo dos años después del incidente.

Hoy, TroQuell Jenkins, una  hermosa joven,  con su sonrisa contagiosa conquista nuevos territorios, pero ahora es por el Evangelio. El primer viaje misionero de Jenkin fue a Nueva York con su nueva mamá y papá que la "adoptaron" a los 19 años.

"Desde entonces, he estado en misión", sonrió Jenkins.

UNA NUEVA VIDA “NORMAL”

Como cofundadora del “Ministerio de la Biblia”, Jenkins se reúne semanalmente con una sala llena de mujeres para el estudio de la Biblia, a menudo con 100 seguidoras más en las redes sociales. Las Biblias rosadas que el ministerio regala vienen con una camiseta que dice "Bendecida y hermosa".

Compartir su testimonio hace llorar a los oyentes, una reacción que Jenkins no entendió, al principio.

"Crecí pensando que era normal no tener a tu papá en tu vida o que tu madre estuviera drogada, o que tu abuela cuidara de ti", dijo Jenkins. "Viniendo del centro de la ciudad, no me di cuenta de lo poderosa que es mi historia".

Criada por su abuela en la Ciudad Central de Nueva Orleans, un barrio conocido por la violencia, Jenkins era estudiante del último año de pre-universitario cuando un ex novio le disparó tres veces. Tres meses en el hospital, uno en la unidad de cuidados intensivos (UCI), dejaron a Jenkins dependiente de familiares mal equipados para ayudar.

Combatiendo la depresión, Jenkins luchó para perdonar a los que se habían alejado de su vida, al chico que le disparó, e incluso a ella misma por las decisiones que había tomado. Una nueva perspectiva llegó cuando Jenkins asistió a la Primera Iglesia Bautista de Nueva Orleans con una amiga y vino a la fe en Cristo.

"Mi vida cambió al instante", dijo Jenkins. "Conocí a nuevos amigos que están en Cristo y se preocupan por mí".

La nueva vida "normal" dio otro giro dramático cuando Dios trajo una bendición inesperada: una nueva familia.

Michael Chance (M.R.E., '76) conoció a Jenkins durante su visita a NOBTS con su yerno y futuro estudiante Jeff Markey (M.M.C.M '15). En ese viaje, Chance se unió a los esfuerzos del ministerio de compasión de la Primera Iglesia Bautista de Nueva Orleans una noche y sirvió junto a Jenkins para alimentar a las personas sin hogar. Chance, con su esposa Linda, pronto supieron  que Dios los estaba llamando para hacer que Jenkins fuera parte de su familia.

"Sentí que Dios tenía un plan y un propósito para Quell", dijo Chance. "Sentí que Dios me decía: “Voy a usar Quell en el ministerio y quiero que la ayudes a prepararse”.

La pareja le dio la bienvenida a Jenkins en su hogar , la cuidó hasta que recuperara la salud y la ayudó a independizarse. Aunque la nueva relación requirió ajustes, Linda Chance dijo que Jenkins era "fácil de amar".

Aunque la "adopción" de Jenkins a los 19 años no era un contrato legal, sí  era  la membresía plena en la familia. Michael y Linda se convirtieron en "papá" y "mamá", y su hijo y sus dos hijas, sus hermanos.

"Todos somos adoptados", dijo Chance, refiriéndose a Gálatas 4. "Todos estamos quebrantados ... todos estamos en una silla de ruedas espiritual hasta que Dios nos redima".

AGRADECIDO

Como pastor desde hace mucho tiempo en Nueva Jersey y Nueva York, Michael Chance sirve al Señor como ministro asociado en la creciente Iglesia Graffiti en la parte baja al este  de la ciudad de Nueva York. El testimonio de Jenkins resuena en el entorno urbano, dándole a ella muchas oportunidades para compartir.

De todas  las lecciones que Michael Chance aprendió al observar a Jenkins, la gratitud está en la parte superior de la lista.

"No agradezco a mi Padre celestial tanto como ella lo hace ", dijo Chance. "Estoy sorprendido de cuánta gratitud ella tiene".

Para Jenkins ningún viaje es accesible para discapacitados. Ningún viaje es fácil. Ella se fue de viaje con gente que no conocía y, a veces, ha dependido de extraños para llevarla, con silla de ruedas y todo. Las personas son el mejor obsequio de Dios para ella, le gusta decir a Jenkins .

"En cada etapa, en cada temporada, en cada viaje misionero, Dios siempre provee personas", dijo Jenkins.

Un momento trágico, que "cambió su vida", le llevó su habilidad para caminar, pero le dio a Jenkins una nueva perspectiva sobre un mundo caído "donde suceden cosas malas", dijo Jenkins. Aún así, su pasión por alentar a otros a no darse por vencidos, sino a confiar en Dios y "llegar a la meta" le ha valido el sobrenombre de "sargento instructor".

La gratitud a Dios impulsa su pasión.

"Mi vida ahora es mucho mejor que mi vida antes de recibir un disparo", dijo Jenkins. "Preferiría estar en esta silla, con Jesús en mi vida, que caminar sin él en cualquier momento".