NOBTS/Leavell College TODAY! Monday, May 25, 2020

ATENAS - En medio de la belleza decadente del centro de Atenas, no muy lejos de las antiguas ruinas que atraen a tantos turistas, persiste una crisis monumental de refugiados. Junto con el sufrimiento y la incertidumbre, la crisis que se desarrolla ofrece una oportunidad sin precedentes para testificar del Evangelio entre los musulmanes.

Los refugiados musulmanes, expulsados de sus países de origen por la guerra y la convulsión política, comenzaron a converger en Europa en 2015. Cuatro años después de que la ola inicial de refugiados llegara a las costas de Grecia, la crisis continúa en toda Europa. Y durante los últimos dos años, los miembros de la comunidad del Seminario Teológico Bautista de Nueva Orleans han viajado a Europa para ministrar entre los refugiados.

El equipo de este año experimentó una apertura inesperada durante un viaje de evangelización de una semana a Atenas. Al final del viaje, el equipo fue bendecido con la oportunidad de presenciar los bautismos de cuatro nuevos creyentes que crecieron como musulmanes. Los bautismos ilustraron que incluso en situaciones oscuras y sin esperanza, el Evangelio tiene el poder de transformar vidas.

Después de un exitoso viaje de evangelismo a Nápoles distribuyendo la película "El Salvador" filme del 2018, Mike Edens decidió liderar un equipo misionero a la capital griega, que alberga a más de 100,000 refugiados. Edens, distinguido profesor de misiones y teología en NOBTS, se mostró entusiasmado con el esfuerzo de colaboración que tuvo lugar en Atenas. Los ministerios bautistas del sur en Atenas se han asociado con cinco iglesias evangélicas griegas para abordar la crisis de los refugiados a través de los ministerios de compasión y testificación del Evangelio.

"Me complació ver la unidad de las iglesias evangélicas griegas, los socios de la CBS y los creyentes étnicos", dijo Edens. "Estaban realmente funcionando como el cuerpo de Cristo en el caldero que es Atenas".

Al igual que con el viaje a Italia del año anterior, la estrategia de evangelización se centró en la distribución de la película "El Salvador" a los refugiados musulmanes. "El Salvador" es una película de largometraje filmada por Robert Savo en el Medio Oriente, con actores del Medio Oriente. Como explica Edens, el guión no solo tiene en mente a los espectadores de Oriente Medio, sino que también aborda muchas objeciones musulmanas al cristianismo sin comprometer el Evangelio. La película cuenta la historia y contradice las objeciones de los musulmanes utilizando el Evangelio de Lucas junto con dos relatos adicionales de Juan. 

Savo y su equipo distribuyen la película a los musulmanes en pequeñas tarjetas de memoria digital segura diseñadas para verse en teléfonos celulares androide. Además, el equipo ha logrado acuerdos de transmisión para mostrar la película en las redes de televisión nacionales en algunos lugares.

Cada mañana  en el centro de Atenas, el equipo NOBTS de 12 miembros distribuyó  a comerciantes de fondo musulmán, tarjetas de almacenamiento digital que contenían la película. Por la tarde, pequeños grupos colocaron mesas de distribución en lugares estratégicos alrededor de Atenas. Los voluntarios del seminario fueron acompañados por traductores locales. Los traductores eran todos cristianos conversos, la mayoría de ellos crecieron en familias musulmanas. El día antes de que comenzara la distribución, los miembros del equipo hicieron una caminata de oración por las áreas con altas poblaciones de refugiados.

La desesperanza abunda

Mucho antes de que los refugiados llegaran a Grecia, la desesperanza se había arraigado en Atenas. Encadenados por una crisis económica de una década, muchos griegos están sin trabajo y el gobierno se ha visto obligado a imponer estrictas medidas de austeridad. Casi cada cuadra en el centro de Atenas tiene una tienda, hotel o edificio de apartamentos abandonados. Los antiguos edificios del centro de Atenas, ocupados o no, están cubiertos con graffiti y carteles de protesta.

La frágil economía empeoró bajo la migración masiva de refugiados. Miles de refugiados viven como ocupantes ilegales en los hoteles abandonados y edificios de apartamentos que están en el centro de Atenas. Todos menos unos pocos carecen del papeleo adecuado para trabajar en Grecia o emigrar a otro país; simplemente están atrapados en Atenas.

La afluencia de forasteros ha cambiado el paisaje de Atenas. A solo un corto paseo del Partenón y del edificio del Parlamento griego, las calles están llenas de tiendas que atienden a una amplia gama de culturas, que reemplazan lentamente los cafés y tiendas para griegos. Y mientras muchos griegos simpatizan con la difícil situación de los refugiados, los atenienses nativos están cansados de los rápidos cambios culturales.

Semillas plantadas en tierra fertil

La crisis de refugiados primero ganó exposición en todo el mundo cuando los refugiados sirios, que huían del Estado Islámico y su propio gobierno, comenzaron a llegar en barco a las costas griegas. Naturalmente, Edens esperaba encontrar más hablantes de árabe durante el viaje. Y mientras muchos hablantes de árabe todavía están en Grecia, muchos han encontrado su camino a otros países, algunos han regresado a Siria.

Hasta el setenta por ciento de los refugiados que se encontraron con el equipo de NOBTS fueron hablantes de Farsi de Afganistán, Irán e Irak. La mayoría eran altamente educados y trabajaban en trabajos prestigiosos antes de abandonar sus países de origen. Algunos se fueron por luchas sectarias; muchos de los afganos e iraquíes se vieron obligados a huir debido a su apoyo a las fuerzas de la coalición que luchan contra el terrorismo.

"La semilla se está sembrando, y vimos caer la semilla en un suelo realmente bueno", dijo Edens. “Hay una puerta abierta en Atenas. El Evangelio podría ir desde Atenas como punto central y alrededor de todo el mundo. El Evangelio se está moviendo en el mundo de habla Farsi de maneras tremendas."

Si bien las personas que hablan Farsi estaban especialmente abiertos al Evangelio, el equipo encontró corazones receptivos en cada segmento de la comunidad de refugiados. Algunos rechazaron la oferta de una tarjeta SD cuando el equipo explicó que la película trataba de Jesús, pero los rechazos de la película gratuita eran raros. En solo cuatro días, el equipo de la misión distribuyó aproximadamente 1,600 copias de la película.

Algunos de los que vieron la película regresaron con una encuesta completa sobre la película. Los que devolvieron la encuesta recibieron un pequeño regalo, pero también dejaron información de contacto para el equipo de seguimiento que trabaja con Savo. La película fue particularmente conmovedora para un hombre pakistaní que escribió en su encuesta, "esta película debe ser mostrada en todo el mundo". Sus otras respuestas a la encuesta revelaron un corazón abierto al Evangelio.

Si bien nadie se comprometió con Cristo durante la distribución, los miembros de NOBTS tuvieron muchas conversaciones sobre el Evangelio con los refugiados. En varias ocasiones, los refugiados permitieron a los miembros del equipo orar por ellos en la concurrida plaza pública. Las oraciones siempre incluían una solicitud para que Dios revelara la verdad del Evangelio a esa persona.

La meta final - Creyentes bautizados

Justo antes de que el equipo se fuera de Grecia, un socio de la CBS en la región invitó al equipo de NOBTS a participar en un servicio de bautismo para cuatro ex musulmanes que habían aceptado el Evangelio después de llegar a Atenas. Los nuevos creyentes fueron bautizados en el antiguo puerto de Cencrea, que se encuentra en el Golfo Sarónico a solo cinco millas de la antigua Corinto. El apóstol Pablo se embarcó desde Cencrea en Hechos 18:18 en su camino a Éfeso.

En este contexto histórico, cuatro creyentes proclamaron su compromiso con Cristo. Una mujer que fue bautizada dijo que antes de huir de su país, tenía todo lo que el mundo podía ofrecer, excepto la verdadera esperanza. Ahora, despojada de todas las cosas materiales que una vez disfrutó, la mujer alabó a Dios por la nueva esperanza que tiene en Jesús.

Cada miembro del equipo  de NOBTS, aunque ninguno jugó un papel para alcanzar a estos nuevos creyentes, identificó el servicio de bautismo como un punto culminante del viaje. Este acontecimiento sirvió como un recordatorio esperanzador de por qué el equipo plantó semillas de evangelización entre los refugiados y un recordatorio del gran poder del Evangelio.